Para terminar el secundario y seguir estudiando

Becas AvellanedaLos días 12 y 13 de marzo, la SEUBE entregó las Becas Avellaneda a 218 estudiantes destacados de colegios públicos de la zona sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que, además, serán acompañados por Tutores para sostener su buen desempeño académico y asistirlos en la transición a los que quieran ingresar a una carrera terciaria o universitaria. Mirá los videos.

Durante dos días –debido a la cantidad de asistentes, hubo que realizar dos ceremonia-, los pasillos y la Sala de Conferencias de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de a UBA tuvieron asistentes poco habituales: padres, madres, abuelos, bebés y amigos que acompañaron a los beneficiarios del Sistema de Becas de Ayuda Económica Nicolás Avellaneda 2013. Se trata de 218 estudiantes del último año de secundarios del sur de la Capital Federal que, tras pasar un estricto proceso de selección, comenzarán a recibir $500 mensuales, durante 9 meses, y el acompañamiento de un Tutor universitario asignado.

La asignación de las Becas Avellaneda fue realizada por la Dirección General de Becas, dependiente de la Secretaría de Extensión Universitaria y Bienestar Estudiantil. Tras realizar un primer análisis de las solicitudes recibidas, n equipo de Trabajadoras Sociales mantuvo entrevistas individuales con los aspirantes para determinar si cumplían con los criterios socio-económicos y el desempeño en el colegio -promedio igual o superior a 7- requeridos por la Universidad de Buenos Aires para acceder el beneficio. Cuatro estudiantes explican cómo se enteraron de la Beca y por qué decidieron solicitarla.

El dinero que los estudiantes recibirán todos los meses deberá ser utilizado para adquirir libros, útiles, vestimenta y todo elemento necesario para poder terminar el secundario. Además, para  mantener el beneficio, deberán tener un promedio superior a 7. Estas exigencias de las Becas Avellaneda serán supervisadas y facilitadas por el Tutor asignado que, además, acompañara a sus becados a distintas salidas y actividades para que tomen contacto con el ámbito universitario, las facultades y las diversas carreras que podrían resulta de su interés.

Mariano Scorzelli, uno de los Coordinadores del Equipo de Tutores, comenta parte de la experiencia del 2012 y qué se espera para este año.

Los Tutores que cada becario tiene asignado son voluntarios –estudiantes avanzados o recientes egresados de la UBA- capacitados por sus Coordinadores. En 2013 se aprovechará la experiencia de muchos que trabajaron el año pasado y decidieron continuar con la experiencia, además de quienes acaban de ingresar al programa. Laura y Rocío, compañeras de la carrera de Ciencias de la Comunicación, son un ejemplo de esta complementación.

En el año 2012, la SEUBE otorgó la Beca Avellaneda a 214 estudiantes de la zona sur de la ciudad de Buenos Aires, de los cuales 135 se inscribieron en el CBC de alguna carrera de la UBA. Por otra parte, al Equipo de Tutores le consta que de los 79 ex becados restantes, muchos decidieron continuar con su educación superior en otras universidades públicas o instituciones terciarias. Estas cifras marcan el éxito de una política de la UBA que apunta a dos objetivos trascendentes: por un lado, asistir a quienes quieren concluir sus estudios medios y, por falta de recursos o dificultades de otra índole, no pueden hacerlo y, por el otro, facilitar la transición a los estudios universitarios para que la exigencia, la autodependencia, las pautas culturales y vinculares y hasta el desconocimiento de otras carreras más allá de las tradicionales, no sean un obstáculo para el ingreso y permanencia en las casas de estudios superiores. La orgullosa mamá de Fernanda -Beca Avellaneda 2012; está cursando el CBC de la Facultad de Ciencias Económicas- y Mariano -flamante beneficiario del programa-, cuenta el impacto que la ayuda económica y las tutorías en sus hijos y familia. VIDEO MAMÁ.

Además de la ayuda económica y las tutorías, las Becas Avellaneda incluyen otros beneficios, tales como el acceso a la Red de Hospitales de la UBA, el Campo de Deportes ubicado en  Ciudad Universitaria y el Centro Cultural Ricardo Rojas que, entre otras propuestas, implica una mejora en la calidad de vida y la proyección a futuro para muchas familias. Así lo explican Sabrina, su mamá y su bebé Tiago.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s