Prevención, diagnóstico y tratamiento, la combinación para erradicar la tuberculosis

A pesar de que la tuberculosis es detectable y curable en la mayoría de los casos, todos los años 9 millones de personas la contraen y más de un millón mueren por su causa alrededor del mundo.

La tuberculosis es una enfermedad infectocontagiosa considerada un grave problema de salud pública por la cantidad de enfermos y muertes que se produce anualmente a nivel mundial. Si bien se conoce su agente transmisor -el MICOBACTERIUM TUBERCULOSIS o bacilo de Koch- y se cuenta con técnicas diagnósticas y tratamientos eficaces que curan al 95% de los afectados, la cantidad de personas que se enferman sigue siendo muy alta, sobre todo en países en vías de desarrollo.

La tuberculosis se transmite a través del aire cuando alguien que padece la enfermedad tose, habla, estornuda o expectora. Una persona que se encuentre en ese mismo ambiente e inhale las partículas infecciosas podrá infectarse. Sin embargo, no todos enfermarán, sino que sólo lo hará quienes por distintas causas tengan su sistema inmune debilitado. Entre un 10 a 15% de quienes se infecten desarrollarán la enfermedad y contagiarán a otras personas.

La tuberculosis pulmonar es la forma más frecuente y es la que contagia. Sin embargo, cualquier órgano puede verse afectado. Los síntomas más frecuentes son tos, expectoración, pérdida de peso, cansancio, fiebre, sudoración nocturna y en algunos casos sangre en la expectoración.

Las personas con sus defensas disminuidas por el virus del VIH tienen entre 20 y 30 posibilidades más de desarrollar una tuberculosis activa, pudiendo contraerla más frecuentemente que en la población general y adquiriendo formas más graves y de difícil diagnóstico. La tuberculosis es la principal causa de muerte de las personas infectadas por el VIH-SIDA

Desde mediados de la década del 50, cuando aparecen las primeras drogas antituberculosas, comienza a tratarse la enfermedad. El tratamiento debe ser Prolongado -6 meses o más según los casos-, Combinado -asociando distintas drogas para evitar la aparición de gérmenes resistentes- y Continuo -sin suspender ninguna dosis de la medicación.

Cuando los pacientes realizan el tratamiento en forma irregular o lo abandonan, pueden aparecer formas de tuberculosis llamada TUBERCULOSIS MULTIRESISTENTE (TB-MR) o casos mucho más graves aún de TUBERCULOSIS EXTREMADAMENTE RESISTENTE (TB-XMR), para la cual no existen fármacos eficaces que puedan eliminar los bacilos y curar la enfermedad. El paciente que contagie estos bacilos resistentes estará provocando una grave propagación de la enfermedad, por lo que resulta fundamental concientizar sobre la importancia de un diagnóstico precoz y un tratamiento completo.

La prevención y el control de la Tuberculosis se pueden alcanzar con un compromiso multisectorial, con políticas y estrategias de salud pública. La educación al paciente y la comunidad, la información, el acceso a la salud de los sectores más vulnerables, la disminución de la pobreza, mejorar las condiciones de vida, un diagnóstico y un tratamiento precoz, harán posible una disminución en el número de casos y un camino hacia el control de la enfermedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s