Chile y Argentina: experiencias de gestión ambiental en las universidades

P1020573

La coordinadora general del Programa UBA Verde de la Secretaría de Extensión Universitaria y Bienestar Estudiantil (SEUBE de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Alejandra Reich, recorrió, la primera semana de mayo de 2015, algunas universidades chilenas que llevan adelante planes de educación, sustentabibilidad y protección ambiental.

Conocer las experiencias de otras instituciones proporciona por un lado, comprender la extensión de estas preocupaciones a nivel continental, y por el otro, profundizar el tema y abrir el debate en Argentina.

Uno de los proyectos que impulsa el país vecino es la Red Campus Sustentable. Impulsada en principio por la Universidad Austral de Chile (UACH), la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM) y la Universidad Católica (UT), desde 2009 se plantearon inquietudes sobre la producción de residuos, consumo energético y de agua, en los campus universitarios.

Actualmente, la Red cuenta con más de 18 instituciones de Educación Superior adheridas, entre públicas y privadas. Los objetivos que se proponen son proveer la gestión de la sustentabilidad en los campus, comunicar y difundir las mejores prácticas; y lograr que los grupos de estudios, desarrollo e investigación respondan a necesidades para la ciencia de la sustentabilidad y la protección ambiental.

Así mismo, cada universidad tienen su especificidad. Por ejemplo, la UACH se ubica geográficamente rodeada de ríos, por lo que realizaron un tratamiento particular. “Al encontrarse en un entorno natural tuvimos que comenzar a trabajar en el cuidado y manejo de los residuos que se generan, principalmente las aguas servidas a los ríos que la rodean”, explicó la encargada de la Unidad de Gestión Ambiental, María Ema Hermosilla. Y agregó que “luego, se incluyó el tratamiento de los residuos reciclables, los residuos peligrosos y el consumo de energía”.

Otra de las novedades del campus de la UACH es que cuenta con un centro de manejo integral de residuos ubicado dentro de uno de sus campus. Allí, se acopian todos los residuos generados, se dividen y se procesan. Los residuos reciclables son enfardados y vendidos, mientras que los peligrosos son acopiados en celdas de seguridad.

Por otro lado, la Universidad Católica (UC) de Chile, cuenta con un campus de 40 hectáreas al que asisten más de 30.000 estudiantes. Francisco Urquiza, coordinador general del Programa Sustentable de esa institución viene trabajando desde hace cinco años junto con un equipo de diez personas. Los esfuerzos están puestos en la planificación y realización de acciones sustentables, basándose en los estudios que miden la huella de carbono -que dejan los alumnos, docentes y trabajadores de la universidad- y de acuerdo a ello, intentar minimizar el problema ambiental.

Igualmente, la UC trabaja en la reducción del gasto energético fomentando acciones como la utilización de bicicletas, el ahorro energético, el tratamiento de los residuos reciclables -papel, cartón, vidrio, aluminio y plástico- que posteriormente se venden a la industria del reciclaje y son usados como materia prima. Otro de los proyectos del cuidado ambiental es para la reducción del uso del agua. A partir de reservorios de agua de lluvia, la idea es utilizarlos para limpieza, por un lado, y en la descarga en los baños.

Por su parte, la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM) de Santiago, cuyo director responsable del Programa Sustentable de la Universidad es Óscar Mercado -también presidente de la Red Campus Sustentable- tiene como objetivo predicar con el ejemplo en el actuar sustentable, diagnosticando y auditando la generación y el tratamiento de los residuos, trabajar con la eficiencia energética y la gestión hídrica, fomentar el transporte sustentable, las compras sustentables y las construcciones sustentables.

La Universidad de Santiago de Chile (USACH) fue otro de los escenarios en los que se avanzó con el llamado Acuerdo de Producción Limpia (APL) en relación con el rol de los servicios públicos. Fundamentado por la aprobación en sesión del Consejo Directivo del Consejo de Producción Limpia en diciembre de 2008, el documento explicita la vinculación y acción de los organismos fiscalizadores que participan y suscriben en APL, y definen criterios respecto de diferentes etapas de desarrollo.

El APL Campus Sustentable, formado en 2012, asumió la importancia del rol de las instituciones de educación superior en la formación de sus egresados con el propósito de fomentar las bases para que cada institución adherente comience su camino hacia la sustentabilidad abarcando acciones de: compromiso institucional, diseño curricular y gestión ambiental en sus sedes.

Como conclusión, se sostiene que la Red de Campus Sustentable chilena es un ejemplo de compromiso que deben asumir las instituciones de educación superior, respecto a las problemáticas ambientales. Es el deseo de UBA Verde, transmitir este ejemplo y llegar a la conformación de una Red de Universidades Sustentables en la Argentina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s